España

España
Felipe VI vuelve a destacar el paso de don Quijote por Cataluña

Ya lo hizo en la clausura del IV centenario del autor de la novela. Además, repitió la idea de la convivencia entre las lenguas castellana y catalana

Si Cataluña es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el Estado y la Corona por el independentismo, Don Quijote de la Mancha es una de las grandes inspiraciones del rey. Felipe VI combinó ambos elementos en el discurso que pronunció en el acto de entrega del Premio Cervantes al escritor barcelonés Eduardo Mendoza.

Los reyes, en la entrega del Premios Cervantes 2016.
Los reyes, en la entrega del Premios Cervantes 2016.

“Barcelona es también un lugar fundamental en las andanzas de Don Quijote de La Mancha relatadas en la segunda parte de la obra cervantina. En Barcelona Don Quijote verá el mar por vez primera...”: esta fue una de las referencias literarias que introdujo el rey en el discurso que pronunció este jueves 20 de abril en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, donde se entregó el Premio Cervantes.

El máximo galardón de literatura en castellano recayó en la edición de 2016 -entregado este jueves-en el novelista Eduardo Mendoza, nacido en Barcelona y que localiza en Barcelona muchos de los argumentos de sus libros.

Don Felipe aprovechó la catalanidad de Mendoza y los Premios Cervantes para recuperar una idea que ya utilizó en otra intervención pública en enero, en el Palacio Real de Madrid. Entonces se celebró el acto de clausura de la conmemoración del IV Centenario de la Muerte de Miguel de Cervantes.

De forma prácticamente idéntica que en enero, este jueves en los Premios Cervantes el rey resaltó el hecho de que el personaje más universal de la literatura castellana no se limitó a recorrer los campos de La Mancha, sino que en la novela de Cervantes llega a Cataluña, concretamente a Barcelona.

A ello se une otra reflexión que, como la anterior, se puede interpretar también como un intento de Felipe VI de que en medio de la tensión independentista cale la idea de que dentro de España conviven el castellano con otras lenguas como el catalán, y de que en la cultura y en la Historia de España tienen y han tenido siempre parte principal los catalanes.

Si hace tres meses don Felipe habló del “diaólogo de lenguas” que ejemplificaba el encuentro de Don Quijote con unos bandoleros en Barcelona, en la entrega del Cervantes destacó que en la obra de Eduardo Mendoza “conviven el castellano y el catalán.

Y además el rey también quiso alabar Barcelona como “una de las grandes capitales mundiales del libro” por su industria editorial, que edita tanto en catalán como en castellano, distribuyendo obras de toda Hispanoamérica.

Etiquetas: ,,,

Comentarios