España

España
Juan Carlos I, al margen: solo recibe el brindis de uno de los seis toros en Las Ventas

El público no recriminó el desplante al rey de los diestros. Fría bienvenida de la afición, sin ovaciones desde los tendidos. No presidirá este viernes desde el palco la Corrida de la Prensa

Aunque se trata solo de un gesto de cortesía, y queda a discreción del torero, la mayoría cumplen con la tradición de brindar las faenas al monarca. Es, en el caso de Juan Carlos I, también un reconocimiento al apoyo que ha brindado siempre al mundo taurino. Pero algo inusual ocurrió el día de San Isidro en Las Ventas durante el estreno del rey emérito en la feria de este año.

El rey Juan Carlos llega a la plaza de toros de Las Ventas.
El rey Juan Carlos llega a la plaza de toros de Las Ventas.

En el festejo del día del patrón de Madrid, con Juan Carlos I presente en la barrera, solo se le brindó el primero de los seis toros, lidiado por Curro Díaz.

El diestro de Linares fue claro y conciso. Señaló al rey emérito: "Es un honor que usted acuda a los toros y defienda la Fiesta. Va por usted y Viva España".

Pero la sorpresa vino con los siguientes toros de la tarde. Ni Paco Ureña, ni López Simón tuvieron ese gesto con el monarca. En la plaza de Las Ventas, como en otras del resto de España, viene siendo tradición que parte del público recrimine a los toreros el desplante al rey si no le brindan una de sus faenas.

Por ello, llamó sobre todo la atención que tampoco el público de Madrid se lo reprochó a ambos con silbidos y gritos desde los tendidos.

Las excepciones de José Tomás y Fandiño

Hay que recordar que José Tomás ha venido recibiendo críticas de varios clubes taurinos que aluden a su inclinación republicana para negarse a brindar los toros al monarca.

Sin embargo, el torero madrileño lo tiene claro y no parece dispuesto, por el momento, a cambiar su costumbre: él –según ha explicado en alguna ocasión- brinda las faenas a toda la afición presente en la plaza; dentro de ella, se encuentra don Juan Carlos.

No es la única excepción. Sorprendió hace tres años la decisión del diestro Iván Fandiño de no brindar su primer toro al rey Juan Carlos. La expectación era máxima: era su última corrida de la Beneficencia de la Feria de San Isidro como rey. Y se dispararon las especulaciones. Podría pensarse que la condición del toro podía haber frenado su deseo del posible brindis.

O que se lo guardaba para su segunda faena y convertirse así en el último matador en la historia en brindarle un toro al rey en su última Beneficencia desde el palco de Las Ventas. O también simplemente que no quería brindarle un toro al monarca.

Tras el tercio de banderillas del quinto, se resolvió la duda: ni a don Juan Carlos ni a nadie. Fandiño no cogió su montera y no dedicó la muerte del toro del que paseó una oreja. Al regresar al callejón tras pasear en triunfo el anillo, el torero vasco explicó sus motivos: "Son pequeñas opiniones... Agradecer su apoyo a la Fiesta. Si él no se lo merece hoy, tampoco para nadie". Sus compañeros de terna aquella tarde del 4 de junio de 2014, Alejandro Talavante y Julián López 'El Juli', sí le dedicaron al monarca sus primeros toros.

Los regalos del rey a los toreros

Juan Carlos I agradece siempre a los toreros que le brindan las faenas. Les obsequia con una discreta caja, que contiene un pequeño detalle con una fuerte carga emotiva.

Pitilleras, mecheros, llaveros, alfileres de corbata o gemelos, con un valor superior a los 600 euros al ser objetos exclusivos, son algunos de los presentes que, siempre de plata y con el escudo real y la firma del monarca, componen el variado catálogo que le acompaña a cada festejo.

Fría bienvenida de la afición

Si el rey acude a los toros de manera oficial, lo habitual es que se sitúe en el Palco Real. No obstante, si asiste a título particular, en el caso de don Juan Carlos ha venido optando por una barrera de preferente en el tendido 2 para ubicarse más cerca del espectáculo. Es, por ejemplo, desde donde presidirá este viernes la Corrida de la Asociación de la Prensa.

Pero en el estreno de Juan Carlos I en la Feria de San Isidro de este año, tampoco pasó por alto la "fría bienvenida" de los aficionados cuando el rey emérito hizo acto presencia en la barrera, acompañado además de la infanta Elena y su nieta, Victoria Federica.

Es cierto que si fue esperado por varias decenas de curiosos a las puertas de la plaza al grito de ¡viva el Rey!, pero lejos de las ovaciones cerradas que recibía tradicionalmente nada más pisar el tendido o el palco real. Unos detalles que no pasaron desapercibidos para los más veteranos de Las Ventas.

Etiquetas:

Comentarios